Desvelamos el potencial de personas, equipos y organizaciones

Usted está aquí:Inicio»Feedback News

Cómo ser antídoto y no virus emocional en la situación de confinamiento

El viernes me llamó una muy buena amiga asustada y sobrepasada. Estaba estremecida de las pocas medidas que se habían implantado en su empresa para evitar la propagación del Coronavirus. Se sentía muy vulnerable y se mostraba convencida de que su estado emocional de espanto y estrés perjudicaba su sistema inmunológico. Y añadió: “necesito hablar contigo de cómo hago la gestión emocional de todo. Tengo una hija de 14 años y no quiero que me vea tan desbordada”.

Ojalá que todos hiciéramos como Mireia: tomar conciencia de la necesidad de una buena gestión emocional ante esta crisis.

Tomar conciencia no solo del contagio del COVID-19, sino también del contagio emocional a uno mismo y a los demás, especialmente cuando los otros son más vulnerables.

Ser vulnerable a nivel emocional no siempre está relacionado con la edad. Podemos sentirnos vulnerables en situaciones puntuales que vivimos (otras enfermedades, separaciones, estar en paro etc.) o por nuestra capacidad de gestionar el malestar, la incertidumbre…

Desgraciadamente, estos días el tema de conversación es el COVID-19 y las consecuencias que supone a todos los niveles.

Hablamos mucho del contagio del virus COVID-19 y de maneras de evitarlo y protegernos, pero no hablamos tanto del contagio emocional. Las emociones son contagiosas y crean «atmósferas» anímicas que pueden tocar o fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Relación directa entre el contagio emocional y el debilitamiento de nuestro sistema inmunológico

Está demostrado científicamente que tal y como la enfermedad física impacta nuestro estado anímico, y éste debilita el sistema inmunológico, también puede pasar al revés. Es decir, un estado emocional débil impacta a nuestro sistema inmunológico y mina nuestras defensas.

En la situación actual pues, cuidar nuestro estado anímico no sólo nos aportará más bienestar a nosotros y a los nuestros, sino que es un tratamiento útil, sabio y solidario de inmunoterapia para hacer frente al COVID-19.

Del mismo modo que hay climas atmosféricos (sol, nubes, lluvias, rayos…) las personas y los grupos tenemos y co-creamos climas emocionales.

En un grupo o en una familia, el clima nos lo podemos encontrar y / o lo podemos crear. Podemos encontrarnos un clima emocional (alegre, enrarecido …) y podemos reconducirlo y crearlo.

Reconducirlo no significa cambiar de tema o imponer otro clima. Quiere decir abrazar la tormenta, hacerle un espacio, hacerlo consciente y normalizarlo. Seguramente, después de eso, el clima se transformará.

Ser portadores del virus o ser antídotos emocionales

En primer lugar, hay que preguntarnos qué clima emocional creamos nosotros mismos y qué clima quisiéramos generar: Serenidad o inquietud, confianza o desconfianza, pesimismo o esperanza, frialdad o ternura.

Todos contribuimos en la creación de este clima, pero no de la misma manera. La influencia depende del rol que jugamos en la relación (propietario / padre / jefe /cliente…), del carisma o la ascendencia que tenemos al grupo, de la manera de expresar las emociones…

Por lo tanto, cada uno de nosotros es responsable de ser portador del virus o de ser un antídoto. Por lo tanto, somos responsables por partida doble: en evitar el contagio del COVID-19, por una parte, y en evitar el contagio de una dosis excesiva de malestar, por la otra.

¿Cómo convertirse en antídotos emocionales?

Evitar el contagio del virus supone evitar y / o minimizar ser contagiados y contagiar a los demás. Enumeramos 3 antídotos emocionales:

– Ponerse mascarilla emocional

“En lugar de intentar obtener siempre circunstancias externas ideales, hay que empezar por controlar nuestro interior” – David Servan-Schreiber

Si os habéis fijado, la tripulación de los aviones cuando nos da las instrucciones para el uso de las máscaras de oxígeno, siempre dicen que primero nos las ponemos nosotros y entonces, ayudamos a los demás.

La metáfora es clara: Para cuidar a los demás, primero hay que cuidar de nosotros mismos. Es decir:
   – Cuidándonos: velar por nuestro bienestar físico, emocional, mental, espiritual, y gestionar como aceptamos nuestro malestar.
   – Dejándonos cuidar: Aceptar la ayuda que los otros me ofrecen espontáneamente o la que pedimos intencionadamente.

– Confinamiento emocional

“Si una jarra de vinagre derrama, derramará vinagre. Y si derrama una jarra llena de miel, derramará miel” – A. López Caballero

¿Como captamos lo que pasa a nuestro alrededor y como amortiguamos el contagio? El autocuidado emocional requiere confinarse en el confinamiento.

Al igual que los instrumentos musicales, todos tenemos dentro de nosotros una caja de resonancia. Este es el espacio en el que habitan nuestras vivencias, tanto de bienestar como de malestar. Si somos capaces de cuidarnos y tener un estado de relativa serenidad, podemos escuchar, atender y entender con claridad y sensibilidad nuestras resonancias.

Así, conseguimos: que nuestra caja de resonancia esté disponible para nosotros y para los demás. Y discernir como nuestra resonancia puede impactar en los demás.

– Tener cuidado de los demás

La mascarilla y el autoconfinamiento son un antídoto para un mismo y una manera de fortalecer nuestro sistema inmunológico. Así, nos convertiremos en un antídoto para los demás.

Por un lado, porque desde nuestro bienestar encomendaremos bienestar. Y por otro, porque podremos escuchar y atender mejor su malestar.

No se trata de ser una simple correa de transmisión (capto miedo y transmito miedo). Se trata de apreciar con sensibilidad qué mensajes recibimos y decidir si queremos ser un virus o un antídoto para los demás.


¿Te has preguntado cuantas horas al día las pasas conversando? Reuniones, cafés informales con compañeros, llamadas a clientes, y un largo etcétera repleto de conversaciones.

¿Y te has preguntado alguna vez cuál es el impacto de todas estas conversaciones a nivel de resultados? Sino, ¿por qué piensas tanto en como vas a comunicar a tu equipo una decisión?, o ¿por qué analizas una y otra vez lo que te ha dicho tu jefe en la reunión?

La importancia de las conversaciones

Nuestras conversaciones son una proyección de nuestro mundo mental y emocional. Reflejan lo que creemos que es posible y lo que no. Por tanto, crean impactos y resultados.
Partiendo de esta premisa, es fácil de entender la importancia de escucharlas y utilizarlas a favor de los objetivos que nos propongamos.

La conversación como herramienta de transformación

Cuando nos preguntan qué hacemos en Feedback y cómo trabajamos, la respuesta es así de fácil y compleja a la vez: Creamos las condiciones necesarias de confort y seguridad en las organizaciones para que las personas puedan escuchar y expresarse como nunca lo han hecho.

De esta manera conseguimos tipos de conversación y niveles apertura y sinceridad que nunca se habían logrado y, con ello, lo que llamamos conversaciones @fectivas.

Por ejemplo, cuando un equipo se comunica de manera tóxica (culpar, estar a la defensiva etc..) una manera de crear un espacio seguro es acordar unas reglas del juego sobre como queremos comunicarnos durante la sesión (escucha, respeto, hacer peticiones etc…) y luego velar para que se respeten.

Nuestra experiencia demuestra que lo que una persona o equipo pueda conseguir depende, en buena parte, de la calidad de sus conversaciones.

La conversación se convierte en una herramienta extremadamente poderosa especialmente en procesos de cambio, donde hay que identificar aspectos como: qué tipo de conversaciones hay en el equipo, cuál es el impacto de estas conversaciones, qué conversaciones faltan, y sobretodo qué tipo de conversaciones y cómo deberían realizarse para conseguir mejores resultados.

Hace poco conocí a una pareja de socios de una PYME con una trayectoria profesional de más de 20 años. Estaban llevando a cabo cambios organizativos. Tanto la información que leí en su web como los premios y reconocimientos que adornaban las paredes de la sala de reuniones me hicieron pensar que era una empresa sólida y consolidada.

La reunión tuvo una duración hora y media. Cuando acabé, entre otras cosas había escuchado: cansancio, resistencia al cambio, mucha autocritica, resignación y escepticismo en la propia capacidad de cambiar las cosas.
Si la organización mantiene este tipo de conversaciones, dudo de que puedan conseguir los cambios que se propongan.

¿Para qué conversar y con quién?

Trabajamos la transformación desde la creación de conversaciones @fectivas porque conversar es extremadamente útil para sentirse legitimado, para escucharse a uno mismo y elevar el nivel de conciencia, para tomar perspectiva, cuestionar las obviedades y, al fin y al cabo, generar cambio y transformación.

Así que hacemos participes a todos los que forman parte del cambio (dirección general, mandos intermedios, catalizadores del cambio e implementadores) a los distintos espacios de conversación-transformación que creamos con varias dinámicas y herramientas como: story telling, LEGO serious play, modelo Canvas, modelo Sikkhona, coaching relacional, shadowing o gaming, por poner algunos ejemplos. No dejan de ser la sal y la pimienta que facilita que la conversación fluya “como” y “hacia” donde la organización quiere orientarse.

No tengas ninguna duda: la conversación es una poderosa herramienta de transformación personal y organizacional en cualquier proceso de cambio.
¡Bienvenid@s a las conversaciones @fectivas!

Las diferencias que hay que tener presentes entre la conversación one to one y la conversación grupal

En el anterior artículo introducíamos la toma de conciencia del impacto real de nuestras conversaciones a nivel de resultados. Y también de la importancia de la conversación como una herramienta extremadamente potente de transformación.

En todas las conversaciones, sean interpersonales o grupales, intervienen factores para tener en cuenta cuando las preparamos ya que condicionan la efectividad de estas: ¿por qué queremos conversar, que queremos compartir, qué canal escogemos, con quien queremos conversar, cuando lo haremos, donde, con qué frecuencia …

Pero la gestión de estos parámetros es diferente en función de si la conversación es con uno mismo, con una única otra persona, o bien con un equipo de personas, sea nuestro equipo de trabajo, una cena de amigas o una reunión en la escuela de nuestro hijo.

Sin duda, siempre es más complejo mantener una conversación con un equipo. Por eso, a veces hay excelentes conversadores en formato one to one, pero en cambio, no son tan efectivos ni se encuentran tan cómodos en conversaciones grupales. La ineficiencia y la incomodidad es proporcional al número de personas del grupo.

Parámetros clave para establecer conversaciones grupales

¿Se ha preguntado alguna vez por qué se ha sentido cómodos en una cena de amigos o una reunión y, en cambio, no demasiado satisfechos o cómodos en otras conversaciones grupales?

Es puro sentido común, pero si no se tienen presentes varios parámetros en la gestión de la conversación de equipo, la conversación efectiva se rompe con rasgos como que haya varias conversaciones al mismo tiempo, que no se pueda escuchar todos los participantes, o que no se facilite la participación de todos los presentes.

Si un equipo quiere ser efectivo, tanto desde el punto de vista relacional como a nivel de resultados efectivos, es necesario que tenga una comunicación fluida. Esto, conlleva inevitablemente que se escuchen los uno a los otros y que todo el mundo se pueda expresar en una única conversación. Parece obvio ¿verdad? Pues a partir de ahora fíjese en las conversaciones de equipo como esto que parece tan obvio, a menudo no pasa.         

Como conversamos en un equipo (qué decimos y cómo lo decimos) es una consecuencia del nuestro y grado de conciencia del equipo y demuestra también el nivel en que lo tenemos presente en nuestro pensamiento.

Cuando los árboles no dejan ver el bosque

Hay dos tipos de «miradas»:la de equipo y la individual.

– La mirada de equipo es aquella que observa el bosque, que tiene en cuenta el conjunto y los intereses globales. La mirada de equipo tiene derivadas cuantitativas y cualitativas. –

– La mirada individual es aquella que observa algunos árboles, vela por alguna de las partes y por intereses más locales o particulares.

¿Cómo fomentar nuestra mirada de equipo?

Por un lado, hay que tener presentes cada uno de los miembros del grupo, independientemente de la afinidad que tengamos con ellos. Así, hay que tener en cuenta que nuestro interlocutor no es una persona o dos, sino que todo el equipo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la interdependencia. Es decir, para alcanzar los objetivos de equipo nos necesitamos unos a otros. Por lo tanto, es fundamental compartir la información para poder entender bien el contexto y tomar decisiones teniendo en cuenta el todo.

Leer el artículo completo